Personal

Carta a mi niña interior

Mi niña aventurera, mi niña bonita, consentida y caprichosa… hoy quiero que sepas que te amo, que te amo y me aferro a ti con las fuerzas que tengo para no olvidar esos sueños que desde pequeña me susurrabas. Que no olvido como corrías de lado a lado buscando respuestas y que hacías tantas preguntas, mi niña curiosa, que hasta el día de hoy no te he podido responder y me disculpo por eso.

Quiero contarte también que, aunque no todo ha salido como soñabas, hemos logrado recorrer un camino que muchos no tendrían la valentía para hacerlo, y digo “hemos” porque siempre has estado aquí, conmigo, recordándome aquellos anhelos que te hacían suspirar.  De ti aprendí a aferrarme a lo imposible, eso me permite ser muy optimista, positivista y por eso creo que puedo llegar a ser tantas cosas que te juro vas a brincar de emoción cuando te des cuenta.

Te abrazo con todo mi amor y hoy quiero decirte: ¡Gracias! por ser tan insistente, por no dejarme dormir a veces con todas tus ocurrencias, por tu espíritu emprendedor que adoro tanto y la magia que tienes para devolverme las ganas de intentar una y otra vez. Gracias, pequeña, por hacerme levantar a las 3 de la mañana a escribir y a crear textos, por exigirme y por enseñarme a no dejar de creer nunca, por convencerme tantas veces de que siempre vendrán cosas mejores y que YO puedo con TODO.

Ahora que conozco mejor la vida de los adultos, quiero pedirte disculpas por toda la falta de comprensión que tuviste, sé que no siempre te sentías bien en casa, que tal vez sentías que ese no era tu lugar y que nadie te comprendía porque quisiste siempre ser tan diferente, rebelde e irreverente. Quiero decirte hoy, mi querida niña, que nuestra familia es lo único que en la vida no podemos escoger, pero sí que podemos elegir quién ser a partir de esas figuras y eso es lo que más me has enseñado tú; a buscar mi propio modo de ser: extrovertida, amorosa, única y divertida. Gracias por acompañarme a cada lugar que hemos conocido juntas, donde has brincado de emoción por explorar paisajes nuevos, donde casi se te explota el corazón al subir una montaña y donde puedes sentir correr el agua helada por tu piel con los ojos cerrados, porque así eres tú, tan sensible y curiosa. Gracias por enseñarme a apreciar los detalles más sencillos de la vida y a disfrutar de tantos momentos únicos de conexión con la naturaleza.   

Hoy me siento feliz de poder seleccionar los caminos que quiero recorrer, y siento que me falta mucho, pero quiero que tú nunca te vayas, quiero tomarte de la mano y seguir sonriendo a la vida con sus altos y bajos, me has enseñado a ser muy valiente, divertida y a tomarme la vida como una fiesta.

Gracias por permanecer en mí, te amo mi niña del alma.

Curiosamente,

Jineth Ceballos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s