Personal

Nunca es tarde para volver a empezar

En épocas de crisis, en las que nos vemos enfrentados a tomar muchas decisiones, se hace indispensable la disposición y la apertura a tener que empezar de nuevo, o retomar sueños frustrados para poder avanzar.
Hoy quiero regalarte este escrito porque he sido testigo de cómo el temor de volver a iniciar un proyecto que antes fracasó, paraliza, muchas veces por el mismo temor a fallar de nuevo. Y la realidad es que, si no nos atrevemos a tomar el riesgo de saber qué pasaría si lo volviéramos a intentar, no surgirá nada nuevo que nos haga crecer.

La vida es dinámica, y a veces sobrevienen cambios que no teníamos previstos, pero es precisamente en situaciones de crisis donde nacen las grandes oportunidades; la creatividad se vuelve infinita cuando nos ponemos a prueba y tenemos que saber que estamos dotados de un cerebro con infinitas posibilidades. Esto quiere decir que el ser humano tiene la capacidad innata de aprender, adaptarse, y por lo tanto, sobreponerse a las dificultades para encontrar nuevas formas de actuar basándose en sus experiencias pasadas.

Por eso, volver a empezar nunca será un punto de partida nuevo; siempre hay un antecedente, una experiencia pasada que te va a permitir quizá, no cometer los mismos errores. Sin embargo, no garantiza que no vuelvas a fracasar de nuevo. Entonces… ¿Cómo mantener el ímpetu y las ganas de volver a empezar las veces que sean necesarias? Bien, intentaré darte algunas respuestas:

• Primero, creo que te conviene pensar en lo que realmente te motiva, esa fuerza interna que te impulsa a hacer las cosas. La respuesta la encontrarás tal vez en las razones que has tenido antes para emprender tus proyectos, vuelve a ellos y prepárate para escribir una nueva historia.

• Es importante que trates de descubrir y reconocer quién eres y qué es lo que realmente quieres lograr. Redefinir un plan de acción con metas concretas a corto plazo te permitirá saber por dónde retomar.

• Apóyate de tu experiencia para diseñar nuevas y mejores ideas, busca la forma en que la crisis te puede hacer crecer y pégate de todas las capacidades que tienes. Créete fuerte y estarás más cerca de dar el siguiente paso.

• Sé compasivo contigo mismo, no te reproches fuertemente si vuelves a fracasar; en nuestro proceso de crecimiento siempre vamos a tener que empezar nuevamente muchas veces y tienes todo el derecho a equivocarte.

• Sé firme en tus decisiones, y aunque la situación se ponga difícil, ve siempre hasta el final.

Y por favor no olvides que nunca es tarde para vivir, ni para amar, ni para aprender, ni para soñar, y mucho menos para volver a empezar.

Curiosamente,

Jineth Ceballos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s