motivacion

Tenemos derecho a equivocarnos…

No somos un producto terminado, y es muy seguro que en el proceso evolutivo en el que constantemente nos encontramos con el reto de hacer cosas nuevas, nos equivoquemos. Hoy quiero hablar un poco de esa necesidad de darnos permiso para errar y encontrar formas nuevas o diferentes de seguir haciendo las cosas.

Por supuesto que sí, tenemos derecho a equivocarnos, a explorar opciones y decidir hacerlo de otra manera cada vez que sintamos la necesidad de cambiar el método. Incluso estamos en todo el derecho a parar, tomar un respiro, replantearnos y volver a empezar, porque nunca es tarde.

Esto ya lo he dicho antes de algún modo, pero me surge la necesidad hoy de recordarme que vale la pena equivocarse; porque a veces esa exigencia y ese perfeccionismo que hace que sintamos que todo tiene que ser preciso, exactamente como nos lo imaginamos, que no hay lugar a errores, nos puede hacer sentir más de cerca de la derrota porque nos llevará a frustrarnos mucho más fácil, y eso es peligroso; es como si desconociéramos que somos tan humanos como los mismos errores y que en algún momento debemos quitarnos esa etiqueta de que todo lo podemos, de que todo tiene que salir perfecto, a pedir de boca.

En algún momento tenemos que reconocer y decirnos humildemente que tal vez no, que así no funciona, que cometimos uno que otro error en el camino y que es necesario retomar con nuevas estrategias y establecer nuevos retos. En eso consisten los procesos de aprendizaje, hay que exigirnos siempre, no dejar de intentar, pero reconociendo en este andar constante que en nuestra misión de ser mejores o lograr todos nuestros propósitos, tiene que haber siempre espacio y permiso para cometer cuántos errores sean necesarios, somos aprendices.

Puede ser que cuando éramos niños se nos exigía tanto que había poco espacio para el error, puede ser que nos hayamos sentido obligados a hacer las cosas siempre perfectas, a cumplir con todo al pie de la letra y que si esto no ocurría nos reprocharían hasta el punto de hacernos sentir culpables, frustrados y hasta incapaces.

Pero, hoy quiero hacer énfasis en que simplemente de adultos tenemos la necesidad de aprender a equivocarnos, porque la vida misma nos muestra que para recorrerla hay que ser valientes, determinados, pero también humildes para aceptar, sin darnos tan duro, que hay que hacerlo mejor a la próxima vez.
La invitación es a no parar, a no desistir, seguir buscando la mejor forma de lograrlo; a no conformarnos y seguir siempre adelante cuando las cosas no salgan bien, pero también a tenernos paciencia, a tomarnos los errores con calma y como una carga más del camino que simplemente debemos acomodar para seguir andando.

¡Puedes cometer los errores que sea, siempre y cuando no te rindas; sólo permítete fallar de vez en cuándo, renovarte y continuar!

Gracias por leer 💜

Curiosamente,

Jineth Ceballos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s