motivacion

Se vale estar triste a veces…

Hola 🤗

Sigo el recorrido por este espacio que me invita a desahogarme, a desprenderme por un momento del mundo para centrarme en mí, este rinconcito virtual se ha convertido en un aliciente para mis emociones y hoy se me ocurre hablar de la tristeza. ¡Sí!, esa que a veces sentimos sin saber muy bien por qué, esa que en el fondo sabemos que es normal, pero a su vez queremos justificarla todo el tiempo porque parece ser que la moda de insistir en que hay que “disfrutar la vida y ser feliz” le ha cerrado un poco las puertas a experimentar esa sensación de vacío, desasosiego o tristeza que a veces nos llega y que no siempre tiene una razón explícita.

Y es que se vale estar triste a veces porque es normal, sencillo, es que somos seres humanos llenos de emociones cambiantes y sentirse bajitos de ánimo uno que otro día hace parte de nuestros ciclos naturales, no tenemos que ser siempre las personas alegres que todos conocen, no siempre tenemos las mismas ganas de echar bromas, de sonreír o simplemente de hablar con otros. Sucede que a veces necesitamos llorar en silencio, sentir que podemos desahogarnos a solas, (o con quien sea) lo necesitamos a veces; es humano, es real.

Es importante tomar consciencia que la tristeza, el enfado y la frustración nos ayudan a caminar, a enfrentarnos a lo que más nos duele. Es esto lo que realmente nos define en la vida: la normalidad, y eso de sentirse triste es normal. Y no hablo de lo “normal” como un estereotipo, si no de que seamos conscientes que NO TODO es de color de rosa y que tampoco todo nos hace sentir estupendos y felices como para mantener una sonrisa en el rostro eternamente. Es importante comportarnos de manera conjunta a nuestras emociones… A veces estamos rotos por dentro, y tal vez solo necesitamos llorar, desahogarnos, sentirnos libres para reflexionar, para pensar cómo podemos seguir haciendo las cosas; son necesarios para soltar cargas, hacer un alto en el camino, descansar, retomar y, por qué no, como lo digo siempre: volver a empezar.

Se vale estar rotos de vez en cuando, pero no podemos quedarnos ahí, pues depende de nosotros mismos volver a surgir, gestionar adecuadamente nuestras emociones y ver si es necesario emprender nuevos cambios y formas de seguir el camino.

Gracias por leer. ♥

Curiosamente,

Jineth Ceballos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s