psicología

Consulta psicológica con adolescentes.

Más que una etapa, la adolescencia es un proceso del desarrollo evolutivo que ocurre de los 10 a los 19 años, iniciando en la pubertad -más conocida como adolescencia temprana- y en el que se sufren una serie de cambios, duelos y procesos de crisis hasta llegar a una identidad definida, responsabilidad de sí mismo y autonomía, es decir a la edad adulta.

“La adolescencia representa uno de los desafíos más difíciles para las familias. Es posible que los adolescentes sientan que nadie puede entender sus sentimientos, en especial sus padres, pues se están enfrentando a significativos cambios hormonales y sociales, y a un mundo cada vez más complejo. Como resultado, el adolescente puede sentirse enojado, solo y confundido cuando enfrenta problemas de identidad, presiones de sus compañeros, conducta sexual, alcohol y drogas.” (American Psychological Association, 2014).


La intervención con el adolescente se puede dar en diferentes ámbitos, tanto en lo individual como en lo grupal. Padres, terapeutas, maestros y el mismo adolescente esperan verse gratificados con el proceso de terapia que confronta múltiples aspectos subjetivos y que pueden remover algunos síntomas importantes involucrados en esta etapa de la vida. El joven adolescente llega a consulta con un mapa de sentimientos y conflictos que no siempre reconoce y peor aún, no sabe cómo resolver.

Quiero compartir aquí, especialmente con mis colegas, algunas técnicas que he tomado de varios autores y me han sido muy útiles no solo en el diagnóstico y tratamiento del adolescente sino también en la orientación psicoeducativa que se hace con los padres y que independiente de la corriente teórica pueden aplicarse en múltiples escenarios…

  • Es muy importante que el joven no se sienta señalado. Muchas veces son los padres quienes llegan a la primera consulta narrando toda una serie de conductas negativas, las consecuencias que éstas provocan y lo desesperados que están con su hijo o hija. El adolescente, por lo general allí presente, percibe ésta situación como un juicio en el que ve al psicólogo como aquel que va a satisfacer los deseos y la demanda de sus padres. Para eso, el buen profesional debe interesarse realmente por las necesidades y los deseos del adolescente. Al final, la intervención consiste en mejorar el funcionamiento no sólo de manera individual sino del grupo familiar.

  • El adolescente aprende a convivir en un bienestar consumista, lleno de emociones placenteras y de este modo muchas veces cierra las puertas a la realidad. Por eso se comporta rígido al principio y lucha contra el objetivo de la terapia, mientras tanto el papel del psicólogo es buscar la empatía necesaria para llegar a un direccionamiento controlado en busca de una intervención eficaz.

  • Roberto Pereira propone en un apartado de su libro “Adolescentes en el siglo XXI” algunas estrategias y particularidades en el trabajo psicoterapéutico con pacientes adolescentes. Esta etapa del ciclo vital está caracterizada por estadios violentos, invasiones de problemas emocionales, conflictos edípicos, inseguridad sexual, inestabilidad en la relación familiar y poca estabilidad psíquica. Lo que lleva al psicólogo a entrar en una búsqueda de significados y perturbaciones relevantes durante el tratamiento.

  • La terapia familiar es una forma de sostenimiento de la intervención con el joven, sobre todo cuando existen síntomas que apuntan a posibles trastornos y a los que la familia debe responder de manera permanente. La terapia debe tener cono línea directa la búsqueda de estados saludables para el paciente, tanto físicos como emocionales y sociales, que permitan la plena adaptación de este en el contexto cultural que lo rodea. Las técnicas psicoterapéuticas surgen a veces tan espontaneas que no permiten planificación y el adolescente es el único protagonista de los métodos y objetivos que allí se cumplen.

  • No existen pasos delimitados ni orden específico para intervenir una personalidad tan compleja como esta, es un tema de creatividad y pertinencia que está en juego en el momento de idealizar métodos para extraer y poner en función el estado sintomático del joven en consulta. Algunos autores han recurrido a técnicas prácticas como el uso de la música, los ejemplos construidos, las verdades inversas, el cambio de rol, significado de la experiencia y juegos simples que pueden ser de útil ayuda en el proceso.

El adolescente en terapia esta tan cargado del mundo estándar en que vive, que no siempre es necesario usar técnicas excepcionales, si su ser no se abre ni despliega interés en resolver por sí mismo los aspectos que lo afectan y que es el ideal del profesional, no habrá nada que pueda forzar su proceso personal.

❤ Gracias ❤

Curiosamente,

Jineth Ceballos.


Referencias:

Aberastury, A., & Knobel, M. (1970). La adolescencia normal. Buenos Aires: Ediciones Paidós.

Centro Psicológico Rayuela. (20 de Abril de 2015). Rayuela. Obtenido de https://www.centrorayuela.com/problemas-psicologicos/la-intervencion-psicologica-con-adolescentes/

Kimmel, D. C., & Weiner, I. B. (1998). Capítulo 2: Teorías del desarrollo adolescente. En D. C. Kimmel, & I. B. Weiner, La adolescencia: una transición del desarrollo (págs. 27-59). España: Editorial Ariel S.A.

Pereira, R. (2011). La intervencion terapeutica con los adolescentes y sus familias. En R. Pereira, Adolescentes en el siglo XXI entre impotencia,resilencia y poder. (págs. 443-483). Madrid: Morata.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s