Personal

Una muerte no se supera, se enfrenta!

La pérdida de un amigo o un ser querido no es algo que pueda superarse como una gripe, un dolor de muela pasajero o un simple dolor de estómago. ¡NO! De hecho, es algo que al principio ni siquiera entiendes, solo sabes que tienes que Enfrentarlo. Aunque con los días aprendas a reconocer su ausencia, probablemente pase un buen tiempo sin que entiendas el porqué de las cosas.

Confieso que tengo una reserva muy grande para hablar sobre la muerte (Me da escalofrío pronunciar el tema) Siempre me he cuestionado ese asunto de tener que partir de este plano terrenal para ir quién sabe a dónde, me ha dado mucho miedo pensar en que un ser amado y cercano pierda su vida. Me he preguntado cosas como: ¿Qué haría yo sin esta persona? – ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para superarlo? – ¿Sobreviviré? – ¿Qué se sentirá estar cerca de la muerte? ¿Si yo me muero, que hará mi familia?…. etcétera.

Quiero contarles que hace poco mis amigos y yo perdimos a una de nuestras mejores amigas, fue un momento tan difícil que después de seis meses apenas logramos entender que ella ya no está. La sensación de pérdida es muy dolorosa. 12 años de amistad, risas y experiencias fueron arrebatados en un segundo, lo más complejo de todo fue la forma en como Ella perdió su vida; de hecho no la perdió, se la quitaron. Y a nosotros, quienes la amamos, nos quitaron el placer de disfrutar de su sonrisa una vez más y hasta siempre.

Es increíble la forma en cómo una situación así te pone de cara con la fragilidad del día a día.

Estar vivo es maravilloso y al mismo tiempo arriesgado, pero es un riesgo que vale la pena. Definitivamente, éste ha sido uno de los momentos más difíciles que he tenido que enfrentar relacionado con la muerte; primero por el hecho de que nunca la había sentido tan cercana, y segundo por la forma en la que sucedió. Tan cruel que casi que tienes que hacer todo un proceso intrapersonal para perdonar y sanar. Sólo nos queda entender que si algo tenemos seguro en la vida es la muerte! Y que entre el nacer y el morir existe un sin número de posibilidades para ser feliz y para disfrutar de nuestros seres amados.

Tomar el riesgo de vivir vale la pena: Recordar esto todos los días me ha hecho más valiente, más segura para enfrentar nuevos retos, darla toda y dejar huella. Ella (QEPD) nos dejó el hermoso recuerdo de una amistad inolvidable, momentos que permanecerán en nuestro corazón y siempre será maravilloso recordar “Su sonrisa eterna”.

“…Las personas entran en tu vida por una razón, por una estación, por un episodio o por toda una vida” (Anónimo).

Gracias!

Curiosamente,

Jineth Ceballos


.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s